Huevo

Experimento 1.

Como meter un huevo en una botella

 Hoy os traemos un increíble experimento que dejará a más de uno atónito. Seremos capaces de introducir un huevo en una botella con un cuello más pequeño que éste sin que el huevo se rompa. ¿No os lo creéis? Seguid leyendo.

Necesitaremos: - Un huevo cocido pelado. - Una botella con un cuello ligeramente más pequeño que el huevo. - 3 ó 4 cerillas.

Procedimiento: Ponemos el huevo en la boca de la botella para comprobar que es imposible introducirlo sin romperlo. Ahora cogemos con una mano el huevo y con la otra las cerillas. Encendemos las 3/4 cerillas y las metemos dentro de la botella. En cuanto las soltemos, hemos de poner rápidamente el huevo sobre la boca. Poco a poco veremos cómo el huevo va introduciéndose en la botella modificando su forma hasta que finalmente cae dentro.

Explicación: Como todos sabréis, el fuego necesita oxígeno para su combustión. Es por esto que, al tapar la botella con el huevo, las cerillas dejan de recibir oxígeno y, cuando acaban con el que hay en el interior, se apagan. Esto hace que se produzca una disminución de la temperatura dentro de la botella que hará que el aire esté a menor presión. El aire que se encuentra fuera de la botella, por tanto, ejercerá una mayor presión que el que se encuentra dentro y empujará al huevo hacia su interior. El huevo, gracias a la flexibilidad que le ha proporcionado la cocción, podrá fácilmente modificar su forma para introducirse poco a poco en la botella sin romperse. Y ahora, ¿cómo lo sacamos? Tan solo tenemos que echar dentro de la botella un poco de vinagre y bicarbonato sódico. Como vimos en este experimento, al mezclar vinagre y bicarbonato se da lugar a una reacción que produce un gas (dióxido de carbono) que saldrá a gran presión. Esta presión es la que empujará al huevo nuevamente al exterior de la botella.

Observa el vídeo e intenta hacer lo mismo

 

Experimento 2.

Como hacer un huevo plástico y saltarín

 

El huevo crudo en vinagre

Toma un huevo crudo y colócalo en una jarra. Vierte vinagre sobre él hasta que quede cubierto. Verás que se forman burbujas sobre la cáscara. Cubre la jarra y llévala por 24 horas al refrigerador. Usando una cuchara, retira cuidadosamente el huevo de la jarra y reemplaza el vinagre. Vuelve a colocar el huevo y llévalo al refrigerador por otras 24 horas. Retira el huevo y obsérvalo. Verás un huevo translúcido, sin cáscara, sólo con la membrana.

El huevo duro en vinagre

Este experimento también puede ser llevado a cabo con un huevo cocido. Hierve un huevo por 12 o 14 minutos. Colócalo en una jarra, cúbrelo con vinagre y tápala. Lleva por 24 horas al refrigerador y luego reemplaza el vinagre. Permite que el huevo quede allí por más de un día. Cuando lo retires, verás que no tienecáscara y que rebota.

Hechos los experimentos haz una imagen de cada uno y envíala.